7 características psicológicas de las personas orgullosas

El orgullo es una de las emociones sobre las cuales se tiene un mayor número de malentendidos. En parte, esto se debe a que durante mucho tiempo no se le consideró una emoción primaria. También, porque es frecuente que se asocie con la soberbia, la arrogancia o la vanidad. Para despejar estos mitos, te presentemos algunas características de las personas orgullosas.


Nuestra intención será hacerte ver una cara diferente del orgullo. No toda persona orgullosa es pedante, es vulnerable a las críticas o en el fondo tiene un carácter débil. Por supuesto que encontramos sujetos que responden a estas etiquetas, pero también otros que no. Las características psicológicas de las personas orgullosas que elegimos son generales y permiten distinguir esta actitud.


Características de las personas orgullosas


Algunos especialistas, como lo es Jessica L. Tracy, dividen al orgullo en dos facetas: el orgullo auténtico y el orgullo arrogante. El primero es bueno para nosotros, tiene una función social y ayuda a construir nuestra autoconfianza. El segundo deriva en la presunción y en un estigma social negativo.


Aunque este modelo no está exento de críticas, lo cierto es que es útil para comprender que el orgullo no se manifiesta siempre de la misma manera. Veamos algunas características psicológicas de las personas orgullosas que podemos catalogar como generales.


1. Tienen una alta autoestima


Las características de las personas orgullosas es que tienen buena autoestima
Lejos de la imagen fría y de inseguridad que algunas personas orgullosas pueden transmitir, en realidad estas tienen una buena percepción de sí mismas.


Si algo caracteriza a una persona orgullosa es que tiene una alta autoestima. Esta puede estar fundamentada en aptitudes o cualidades objetivas, o por el contrario consolidarse sobre ideas subjetivas. De hecho, cuando pensamos en el orgullo lo hacemos en el contexto de alguien que tiene una buena opinión sobre sí mismo.

Algunos expertos catalogan dos tipos de autoestima: autoengrandecimiento narcisista y autoestima auténtica. Como de seguro ya has asociado, la primera se relaciona con el orgullo arrogante y la segunda con el orgullo auténtico o genuino. La combinación de orgullo y autoestima auténtica deriva en bienestar psicológico y relaciones sociales exitosas.


No es cierto que todo el orgullo sea malo. Lo es en la medida en que exista una exacerbación de él, a menudo relacionado con trastornos (como por ejemplo el trastorno de la personalidad narcisista). En definitiva, una de las características de las personas orgullosas es tener una autoestima firme y sólida.


2. No se sienten amenazados por el éxito de los demás


Aunque es cierto que una persona orgullosa es muy competitiva, en el fondo esta no se siente amenazada por el éxito de los demás. Confían tanto en sus capacidades, aptitudes y destrezas que saben que tarde o temprano alcanzarán un éxito igual o superior.

Esto se puede manifestar de muchas formas, como por el desinterés o la infravaloración del éxito de los demás. A veces, pueden llegar solo a ignorarlo. Esto último es lo más común, o al menos eso es lo que señala la evidencia. De acuerdo con ella, un orgulloso se caracteriza más por la autoinflación que por la devaluación de otros.


Una persona orgullosa solo se concentra en su éxito y en el camino que debe recorrer para llegar a él. Los logros de quienes lo rodean no son en absoluto un condicionante para que alcanzar los propios. Incluso, no son una inspiración o un aliciente.


3. No temen expresar sus ideas u opiniones


Debido a la seguridad y a la alta estima que tienen hacia sí mismas, las personas orgullosas no temen expresar sus ideas u opiniones. Esto no quiere decir que siempre la estén dando, sino que cuando lo hacen los rodea un aura de confianza, seguridad y determinación.


Esto puede ocurrir a pesar de que sus argumentos no sean del todo correctos. Añadimos así un ingrediente más a las características de las personas orgullosas: la terquedad. Su alta seguridad los hace ser tercos al hablar y al actuar, algo que por supuesto puede jugar en su contra.


4. Desean tener el control


De seguro en tu vida has tenido que lidiar con decenas de personas orgullosas. ¿Has notado que la mayoría de ellos tienen un fuerte impulso de tener el control? La relación entre el orgullo y el liderazgo es algo que han señalado los expertos, de manera que no es extraño que la mayoría de los líderes sean a su vez personas orgullosas.


Esto tiene una explicación, una que sigue las líneas que ya hemos expuesto. Una persona orgullosa cree que sus ideas, aptitudes y habilidades son casi perfectas, de manera que pueden encaminar mejor la consecución de algo. Se ofrecen así voluntariamente para ser líderes o lo asumen sin más.


5. Son muy independientes


Todo el coctel de características de las personas orgullosas que hemos expuesto deriva en que son muy independientes. Lo son en todos los sentidos: en el plano social, emocional, económico y demás. De hecho, esta independencia puede llevarlos a rehusar de la ayuda o el apoyo de los demás en algunos contextos.


Alguien orgulloso piensa que las cosas más importantes de su vida las debe obtener por sus propios medios. Son cerrados en aceptar el apoyo de los demás, en parte porque creen que esto implica una disminución de sus capacidades. Es demostrar a los demás, según muchos de ellos, que no se es tan bueno como se presume ser.


6. Disfrutan de la aprobación social


Las características de las personas orgullosas es que necesitan aprobación social
Alguien orgulloso necesita, en mayor o menor medida, la aprobación de sus seres queridos para afirmar la evaluación sobre sí mismo.


Aunque la aprobación social no es un condicionante para su alta autoestima y su autopercepción, por supuesto que un orgulloso disfrutará de la aprobación social. Por ejemplo, disfrutan que su círculo apruebe lo que dicen, lo que hacen o lo que piensan. Esta es una recompensa que alimenta más y más sus ínfulas.


No es cierto que las personas orgullosas necesiten de la aprobación constante, o que sin ella se desenmascara su verdadera actitud. Aunque por supuesto podemos encontrar casos que se ajustan a este contexto, no todos lo hacen. Alguien puede mantener su orgullo incluso cuando quienes lo rodean no aprueban por completo sus habilidades o conocimientos.


7. Les cuesta admitir que están equivocados


Por último, otra de las características de las personas orgullosas es que no son propensos a admitir su error. Aun cuando lo tengan de frente, o estén lidiando con sus consecuencias, no admitirán que se han equivocado. Al menos no públicamente, lo cual no implica que no hagan una introspección sobre ello.


Ten en cuenta que, para la mayoría de los expertos e investigadores, el orgullo tiene un rol social muy importante. Este rol social confiere cierto estatus o imagen que desean preservar. Admitir el error de buenas a primeras es ir en contra de todo esto.


Esperamos que las reflexiones que hemos expuesto te hayan servido para desterrar algunas ideas erróneas sobre el orgullo. Tal y como hemos señalado a veces este es un síntoma de un trastorno, en especial cuando se asocia con la prepotencia o la soberbia. Estos casos se pueden tratar con terapia, la cual puede ayudar a mejorar la relaciones sociales del individuo.

The post 7 características psicológicas de las personas orgullosas appeared first on Mejor con Salud.

 

Adblock Detectado

Nuestro sitio se mantiene gracias a la publicidad, por favor Desactiva Adblock para seguir navegando

He desactivado Adblock