Causas y prevención contra la prostatitis

La prostatitis implica procesos inflamatorios o infecciosos que afectan la glándula llamada próstata. Esta forma parte del sistema reproductivo masculino. Se encuentra debajo de la vejiga, al lado del recto, rodeando la uretra.


La prostatitis se presenta más frecuentemente entre los 20 y los 40 años de edad. Esto no significa que no pueda ocurrir en cualquier momento. De hecho, afecta 10 a 14 de cada 100 hombres.


Causas de la prostatitis


La prostatitis tiene causas difusas. La demora en su diagnóstico y en el tratamiento inespecífico siguen siendo un problema.


Si bien hay varias clasificaciones de la patología, la más usada es la que la divide en bacteriana y no bacteriana. Veamos.


Prostatitis bacteriana aguda


La prostatitis bacteriana aguda es una infección de la próstata causada por bacterias que suben por el tracto urinario inferior o por vía linfática desde el recto. En estos casos se dice que la infección es retrógrada, ya que los elementos bacterianos ascienden desde fuera del aparato urogenital.


Prostatitis bacteriana debida a infecciones urinarias


En hombres, a diferencia de las mujeres, la uretra hace parte del sistema reproductivo. La glándula prostática tiene varios mecanismos para defenderse de las infecciones. Desde su arrastre y evacuación durante la micción y la eyaculación hasta la producción de sustancias antimicrobianas.


No obstante, el mal drenaje de las secreciones o el reflujo de la orina hacia la próstata conducen a la inflamación de la glándula. Es así como la mayoría de las prostatitis bacterianas tienen su origen en infecciones urinarias recurrentes.


Generalmente, solo un tipo de microorganismo causa la infección. En el 50 % al 87 % de los casos, esta bacteria será Escherichia coli.

Prostatitis bacteriana e infecciones de transmisión sexual


Las prostatitis bacterianas también pueden ser consecuencia de enfermedades de transmisión sexual. Están involucradas bacterias como Gardnerella vaginalis, Chlamydia trachomatis y Neisseria gonorrhoeae.


Junto a ello, estos gérmenes pueden desencadenar eventos autoinmunes, agravando el cuadro. Tal es el caso de la infección por C. trachomatis en la que se generan anticuerpos que atacan a los espermatozoides.

Prostatitis no bacteriana


En cuanto a la prostatitis no bacteriana, su origen es menos claro. Al respecto, hay varias teorías.


Una de ellas es que existe un reflujo de orina que causa irritación e inflamación crónica de la próstata. Otra es que los microorganismos o las sustancias producidas por ellos estimulan una respuesta autoinmune.


Otra teoría vincula las prostatitis crónicas con las hemorroides y el varicocele. Todo debido a un mal funcionamiento de las venas de la zona pélvica.


Próstata en el aparato reproductor.
La próstata forma parte del sistema reproductivo del varón, por lo que sus enfermedades inciden en la fertilidad.


Factores de riesgo


Hay distintos factores que pueden favorecer la aparición de una prostatitis. Entre ellos, condiciones médicas como el uso de sonda vesical y el tratamiento con diálisis. Asimismo, padecer diabetes e infección por el virus de la inmunodeficiencia humana son añadidos que potencian el riesgo.


Por otro lado, los hábitos sexuales son determinantes sustanciales para el desarrollo de prostatitis. Es así como tener múltiples parejas sexuales sin el uso de preservativo es considerada una conducta de alto riesgo.


Depresión como factor de riesgo de la prostatitis


Según algunas teorías, la prostatitis crónica puede comportarse como una enfermedad psicosomática. Se ha relacionado esta entidad con el estrés, la ansiedad y la sensibilidad aumentada al dolor.


En esta línea, Lien y colaboradores realizaron un estudio en el que encontraron que los hombres con depresión tenían casi el doble de riesgo de padecer prostatitis aguda y crónica en comparación a los que no. Los mecanismos por los que sucede este hecho son materia de investigación todavía.


Síntomas


Los hombres con prostatitis presentan una serie de síntomas inespecíficos del aparato genitourinario inferior. Entre ellos destaca el dolor entre el escroto y el recto que se irradia a la ingle e incluso a los genitales. En algunos casos, dolor en la espalda baja.


Otros síntomas frecuentes son la fiebre, el malestar general, el aumento en las micciones o la retención urinaria, así como molestia al orinar. Inclusive dolor durante las relaciones sexuales y eyaculación precoz.


En algunos pacientes los síntomas más notorios son los urinarios. Mientras que en otros, las manifestaciones se hacen evidentes en la vida sexual.


Prostatitis asintomática


Muchos hombres con prostatitis son asintomáticos. Esto conlleva a que el cuadro se haga crónico. En ocasiones, en hombres mayores de 50 años, se hace el diagnóstico de forma accidental, debido a hallazgos anormales en un examen de orina.


Diagnóstico


El diagnóstico de la prostatitis no es sencillo. Siempre serán importantes una historia médica completa y un examen físico detallado. Puede ser de ayuda la encuesta de síntomas de prostatitis propuesta por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.


Prostatitis aguda


En la prostatitis bacteriana aguda, la próstata se encuentra aumentada de tamaño, sensible y muy dolorosa a la palpación. La Asian Association of Urinary Tract Infection and Sexually Transmitted Infection (AAUS) recomienda la realización de un análisis de orina que mostraría leucocitos y bacterias, a la par que un cultivo de orina.


La determinación del antígeno prostático (PSA) no es un examen de rutina para el diagnóstico de las prostatitis. Pero en caso de realizarlo, se encontrará elevado. En tal circunstancia, se debería hacer seguimiento posterior al tratamiento.


Prostatitis crónica


Por su parte, en la prostatitis crónica el tacto rectal no es de gran ayuda. Se encontrará un aumento y sensibilidad mínimamente elevados.


En este caso, son de utilidad otros exámenes, como el espermocultivo y el cultivo de semen. En ocasiones, puede requerirse una biopsia para hacer el diagnóstico.


Conjuntamente, una ecografía prostática es clave en el diagnóstico de la prostatitis aguda y crónica. Servirá para descartar la presencia de complicaciones, como el absceso prostático.


Posibles complicaciones


El abanico de complicaciones de la prostatitis es amplio. Una variante bacteriana mal tratada puede tener graves consecuencias, como el absceso, la infección testicular o la sepsis.


Entre tanto, cuando el problema se hace crónico, trae consigo dolor crónico y disfunción sexual. Hasta la infertilidad es un resultado esperable.


Disfunción sexual y problemas psicológicos derivados de la prostatitis


No consultar a tiempo lleva a que los síntomas se hagan crónicos y empeoren. La intensidad del dolor debido a la prostatitis puede ser tal que comprometa el desempeño sexual masculino. Las relaciones se pueden convertir en una experiencia traumática y dolorosa.


Teniendo en cuenta que esto es un tema tabú, los hombres no lo comparten con nadie. Tal situación acarrea trastornos de orden psicológico.


Prostatitis e infertilidad masculina


La próstata es una glándula que secreta un fluido prostático rico en zinc, que representa entre un 25 % a 30 % del volumen que es eyaculado. Las glándulas accesorias segregan proteínas como la semenogelina, que liberadas por la vesícula seminal producen viscosidad en el semen.


Lo anterior es la razón por la que la prostatitis puede impedir la fecundación u obstaculizarla. Ya que las condiciones del semen deben ser perfectas para un proceso eficiente.


Prostatitis y cáncer de próstata


Según la Sociedad Americana del Cáncer, varios investigadores han encontrado una asociación entre la prostatitis y el cáncer de próstata. Es así como, en el tejido inflamado de la próstata, se han hallado células cancerígenas.


Aunque se necesitan estudios adicionales para confirmar esta hipótesis, esto nos hace pensar en el cuidado y dedicación con el que debemos diagnosticar a los pacientes. El manejo y buen tratamiento de la prostatitis será la base para evitar desenlaces fatales.


Síntomas de prostatitis.
Muchos hombres no consultan ante los síntomas de la prostatitis por temor. Esto dificulta un tratamiento adecuado.


3 consejos para prevenir la prostatitis


Existen medidas simples que pueden prevenir la prostatitis. Su aplicación es fácil y no requieren demasiadas complicaciones.


1. Lavarse las manos


Lavarse las manos antes y después de orinar disminuye la cantidad de microorganismos que se encuentran en las extremidades. Por eso, con esta medida, podemos evitar infecciones.


2. Vida sexual saludable


Todas las acciones que ayuden a prevenir las infecciones de transmisión sexual, también previenen las infecciones urinarias y la prostatitis. Entre ellas destaca el uso correcto del preservativo.


3. Cuerpo sano, próstata sana


Para el cuidado de la próstata aplican todas aquellas acciones que favorecen el bienestar. Evitar el estrés, hacer actividad física y tener una dieta equilibrada.


Superar la vergüenza


El mensaje más importante es consultar ante cualquier síntoma. Pasar las molestias por alto, ocultarlas o ignorarlas solo agravará el problema. Es crucial dejar a un lado la vergüenza e ir al médico a tiempo.

The post Causas y prevención contra la prostatitis appeared first on Mejor con Salud.

 

Adblock Detectado

Nuestro sitio se mantiene gracias a la publicidad, por favor Desactiva Adblock para seguir navegando

He desactivado Adblock