¿Cómo enseñar a los niños a ser persistentes?

“Todos ven tu éxito, pero no tu esfuerzo”. Esta frase refiere a que muchas veces el logro de llegar a la meta nubla u opaca el esfuerzo del día a día; esos pequeños pasos que se llaman persistencia. ¿De qué se trata? ¿Desde cuándo se desarrolla? ¿Cómo enseñarle a los niños a ser persistentes? Conoce un poco más en esta nota.


¿Qué implica ser persistentes?


La persistencia tiene que ver con la constancia, con permanecer haciendo, en el ruedo. Implica no abandonar cuando se pone difícil y animarse a ir por más, superando desafíos.


También la persistencia se relaciona con la tenacidad y el esfuerzo. Requiere de tener una visión a largo plazo, de valorar un objetivo mayor, más allá de la gratificación del día a día.


La persistencia implica aprender a elegir, ya que muchas veces debemos renunciar a algunas cosas. Por ejemplo, si quiero tener un buen rendimiento en el entrenamiento del sábado a la mañana tendré que descansar bien el viernes por la noche, aunque tenga muchos deseos de asistir a un cumpleaños hasta tarde.

Ventajas de ser persistente


La persistencia tiene el beneficio de que va de la mano de la satisfacción. Ya sea por haber llegado a la meta o por haberlo intentado.


En el camino se aprenden muchas cosas nuevas, sobre todo de uno mismo. Se desarrollan diversas habilidades y a veces también se conocen personas.


Por lo que, en general, la persistencia suele tener balance positivo. Sin embargo, para que esto sea así siempre se recomienda trabajar las diferentes emociones implicadas en el proceso, de tal manera que se fomente la tolerancia a la frustración.


Otra de las ventajas de enseñar a los niños a ser persistentes tiene que ver con que en el camino se encontrarán con dificultades y esto les permitirá buscar soluciones. De esta manera, aprenden a resolver situaciones; algo de mucha utilidad para cuando tengan que hacerlo en otros ámbitos, como la escuela.


Aprender a ser persistentes en la escuela.
Para el paso por la institución educativa es muy importante que los niños conozcan la persistencia y cómo valerse de ella.


Claves para ayudar a los niños a ser persistentes


Es muy importante enseñar a los niños a ser persistentes, ya que se trata de un valor que los acompañará a lo largo de la vida, tanto en lo personal como en lo profesional. A continuación, presentamos algunas formas de hacerlo que pretenden ser una guía para los padres:



  • Ayudarlos a regularse (para que luego puedan hacerlo solos). Es importante que niños y niñas sepan que cuando están cansados o les sucede algo, pueden hacer una pausa. La persistencia se trata de tener continuidad, pero no a cualquier costo. A veces, para seguir hay que saber cuándo parar. El proceso tiene que ser más valioso y con disfrute que el resultado en sí.

  • No interrumpirlos. Cuando los niños están abocados a una tarea, solemos interrumpirlos y pedirles que hagan otra cosa. Esto los desconcentra y desconecta de lo que están haciendo; justo algo que va en contra de beneficiar la persistencia.

  • Acompañarlos. Una de las mejores formas de motivar la persistencia va de la mano de pensar en actividades de a dos para motivarlos y que se sientan apoyados. Por ejemplo, si le gusta mucho el tenis, pero tiene pereza de ir a las clases los sábados a la mañana, puedes aprovechar para coordinar una actividad también en el club y ser una compañía.

  • Visualicen la meta. Si los ayudas a visualizar cómo se siente lograr un objetivo, si pueden fantasear con ese resultado, seguramente estarán más motivados.

  • La confianza es la base. Para mostrar el valor de la persistencia es importante que confíen en sí mismos. Eso podremos lograrlo si notan que también confiamos en ellos. De este modo, es importante hacerlos partícipes de distintas tareas del hogar para que aprendan a responsabilizarse. Para que no se frustren, se pueden proponer actividades que vayan de un menor a un mayor grado de complejidad.

  • Cada niño tiene su tiempo. Es esencial comprender esto, ya que imponer los tiempos del mundo adulto sobre su propio ritmo refleja impaciencia y provoca ansiedad.

  • Felicitarlos por sus logros y por su esfuerzo. Por supuesto que, más allá de elogiar el objetivo cumplido, también es necesario reconocer el esfuerzo, el tiempo y la persistencia.


Es bueno estimular el ánimo de superación y el crecimiento, pero es igual de importante aprender a gestionar las emociones cuando las cosas no salen como uno quiere. Por otro lado, también será necesario enseñar sobre el respeto por los otros.


No es necesario pisar cabezas en el camino para el logro de los objetivos. Es decir, es necesario educar en la sana competencia.


Madre acompaña a hijo para que sea persistente.
Acompañar a los niños en sus actividades es una forma de compartir con ellos la persistencia.

No romantizar la persistencia en los niños


Reconozcamos los beneficios de la persistencia, pero también nos sinceremos respecto a que muchas veces es difícil y costosa. Conversemos de ello con los niños y las niñas.


Habrá días en los que será mucho más gratificante quedarse en la cama que levantarse a hacer la tarea. No deben sentirse culpables o mal por esto. Lo que sí podemos hacer es ofrecerles recursos y alternativas para motivar la persistencia y que perciban el beneficio.


En este sentido, es importante que los adultos de referencia no se frustren ni se den por vencidos antes que los niños, ya que ellos pueden entender que no son capaces. Por esto mismo, también es preciso que dichos adultos revisen el estilo de educación y crianza que tienen para con los pequeños.


Por ejemplo, padres con un estilo autoritario tenderán a frustrar y desanimar más frecuentemente a sus hijos. Mientras que aquellos que son de estilo democrático serán una importante fuente de motivación.



The post ¿Cómo enseñar a los niños a ser persistentes? appeared first on Mejor con Salud.

 

Adblock Detectado

Nuestro sitio se mantiene gracias a la publicidad, por favor Desactiva Adblock para seguir navegando

He desactivado Adblock