Gelotofobia: el miedo a que se burlen de ti, ¿cómo superarlo?

Seguro que más de una vez estuviste en una situación en la que un grupo de amigos se reía a causa de una experiencia tuya: una caída, una equivocación que te dejó mal parado. Quizás eso te causó profunda incomodidad y malestar y hasta perdiste el deseo de reunirte con ese grupo. En dicho caso, estamos hablando de gelotofobia.


Sientes tal inseguridad cuando estás con las personas porque temes a que se burlen de ti, que empezaste a apartarte de tu mundo social. ¿Te sientes identificado? ¿Conoces a alguien así? Veamos un poco más de qué se trata.


¿Qué es la gelotofobia?


La gelotofobia es el miedo excesivo,  irracional e incontrolable a ser objeto de burla. El gran inconveniente que tienen quienes sufren de gelotofobia es que para ellos la risa no suele ser algo positivo. En muchos casos, cuando escuchan a un grupo de personas reírse, de manera automática asumen que se están burlando de ellos.


Es decir, no se les ocurre pensar que quizás se ríen porque alguien acaba de contar un chiste o porque están recordando una vieja anécdota. De ese modo, la gelotofobia también acaba en que la persona afectada empieza a tener conductas o pensamientos tipo paranoicos.


Por último, vale la pena aclarar que para determinar que se trata de gelotofobia y no de otro cuadro clínico se debe realizar un diagnóstico diferencial. Muchas veces, se confunde este tipo de miedo con el trastorno evitativo de la personalidad o con el esquizoide.

Te puede interesar:: Las fobias más comunes del mundo

Signos y síntomas de la gelotofobia


Cuando se presenta la situación fóbica, la persona está sufriendo y puede experimentar ansiedad, sensación de falta de aire, deseos de huir, un malestar muy intenso, nerviosismo, sudoración y temblor de manos, entre otras cosas.


Algunos de los signos y síntomas más frecuentes de la gelotofobia son los siguientes:



  • Miedo excesivo a hacer el ridículo o a recibir burlas por parte de otros.

  • Angustia y malestar ante la risa ajena.

  • Timidez y vergüenza. Son introvertidos y buscan no llamar la atención

  • Rigidez muscular, evasión de la mirada, movimientos torpes. Esto se conoce como el síndrome de Pinocho.


Timidez en una mujer con gelotofobia.
La timidez extrema de la gelotofobia impide el contacto social adecuado y favorece el aislamiento.


Causas y origen de la gelotofobia


Al igual que muchas fobias, la gelotofobia puede ser el resultado de una vivencia traumática previa que desarrolla ese temor. Por ejemplo, una persona que fue a hacer las compras con su ropa interior atrapada entre el pantalón y otra prenda de vestir y fue objeto de risas, burlas y miradas durante todo el camino y en el supermercado.


Esta persona empezó a sentirse observada, incómoda y avergonzada sin saber qué ocurría. Recién al regresar a su casa pudo identificar a qué se debía tal situación. Sin embargo, ya el hecho le provocó tal disgusto y amargura, que sentó un precedente.


Las causas de la gelotofobia tienen que ver con el temor al ridículo que puede haberse presentado en la infancia o bien en la adolescencia, en pleno momento de formación de la identidad. Quienes viven con este miedo desarrollan una personalidad desconfiada y defensiva, pues cualquier ocasión es potencialmente propicia para recibir burlas.



El hecho de haber sido víctima de bullying sienta las condiciones propicias para el desarrollo de esta fobia particular.



Consecuencias de la gelotofobia


Entre las fobias que mayor deterioro causan a nivel social, la gelotofobia podría ser una de ellas. No es lo mismo tener temor a los aviones (un medio de transporte que usamos en ocasiones muy puntuales) a tener un miedo irracional por una situación que suele presentarse cuando hay otras personas.


De este modo, la persona que tiene la fobia al ridículo opta por quedarse en su casa y evitar planes sociales para no ser objeto de burla. Además, algunas de las consecuencias más frecuentes son las siguientes:



  • La autoestima también se ve dañada, ya que las personas se sienten despreciadas y disminuidas o poco valiosas.

  • Hay retraimiento y timidez.

  • Estrés frente a situaciones de risa, por lo que se manifiesta como una persona que no tiene sentido del humor ni se divierte

  • Proyecta una imagen distante y fría.

¿Cómo abordar el miedo a ser burlado?


En primer lugar, es importante entender que una fobia no es un simple miedo. Se trata de un temor intenso que causa un verdadero malestar en la persona y va deteriorando diferentes áreas de su vida. Es decir, es preciso ayudar a que las personas que sufren una situación de estas características acepten ayuda.


Como todas las fobias, el abordaje de la gelotofobia se realiza con técnicas de exposición. Se avanza paso a paso, de manera gradual.


Primero proponiendo una exposición en la imaginación, buscando que la persona visualice y exprese cómo sería la escena temida, mientras que el terapeuta va acompañando y guiando. A medida que el paciente gana seguridad, se puede proponer en una etapa final de exposición a una situación social.


Por otro lado, también se trabaja con la reestructuración cognitiva, que permite identificar cuáles son aquellos pensamientos que están en la base del temor. Se busca reemplazarlos por otros más funcionales.


A su vez, se recomienda el empleo de técnicas de drama y humor en los juegos de rol. Por ejemplo, las personas deben ser capaces de identificar qué es aquello que las avergüenza y luego ponerlo en escena, con el propósito de apoderarse de su debilidad y convertirla en un verdadero motivo de risa para el público.


De este modo, a través de un rol activo puede empezar a ver de otra manera la situación. Este ejercicio se realiza con una serie de consignas y tiene que ser guiado.


Por último, es esencial trabajar con los pacientes diversas técnicas de relajación para que sean capaces de enfrentarse al estímulo fóbico. Así, no tendrán que huir o evitar la situación.


Técnicas de relajación para la gelotofobia.
Las personas con esta fobia pueden aprender técnicas de relajación que reduzcan el estrés ante las situaciones sociales que los incomodan.


Cuando todo se vive como un ataque personal


A lo largo de este recorrido pudimos corroborar que una de las mayores dificultades de la gelotofobia radica en que las personas que la viven se sienten el centro de la burla. Cualquier risa, mirada o susurro a su alrededor lo personalizan y es una verdadera fuente de tortura.


Las reacciones son de huida o evitación. Aunque también hay casos de violencia y de rencor en las relaciones.


Imaginemos lo difícil que puede ser una vida en la que las risas son un problema o una amenaza. Por esto es importante educar en las fobias, ya que el entorno debe ser capaz de apoyar y comprender, entendiendo a qué se debe dicho comportamiento.


Por último, como sociedad en general y cada persona desde su rol particular debe evitar la burla, la ridiculización y el menosprecio frente a los niños, las niñas y los adolescentes. Es importante trabajar una autoestima sólida y la tolerancia a la frustración.

The post Gelotofobia: el miedo a que se burlen de ti, ¿cómo superarlo? appeared first on Mejor con Salud.

 

Adblock Detectado

Nuestro sitio se mantiene gracias a la publicidad, por favor Desactiva Adblock para seguir navegando

He desactivado Adblock