Intoxicación por organofosforados: síntomas y prevención

Los organofosforados son sustancias químicas presentes en herbicidas e insecticidas. Estos compuestos se emplean en la agricultura para eliminar organismos no deseados de los cultivos. Sin embargo, tanto las dosis elevadas como la exposición prolongada a estos productos son nocivas para el cuerpo humano, generando la aparición de la intoxicación por organofosforados.


Unos de los insecticidas con organofosforados más utilizados son el malatión y el paratión, aunque también destacan el clorpirifós, el Dursban ® y el diazinón. Esta sustancia química también se empleó en la creación de gases venenosos, como el sarín, así como para la producción de plásticos y solventes.


La intoxicación por organofosforados es un problema común alrededor del mundo, sobre todo en las zonas rurales. Estudios demuestran que más de 3 millones de personas se exponen a estas sustancias cada año. Los organofosforados afectan el sistema nervioso, así como la producción de hormonas.


Efectos de los organofosforados en el organismo


Los organofosforados son compuestos conocidos en la farmacología como agonistas colinérgicos indirectos. Potencian la acción de un neurotransmisor específico llamado acetilcolina, el que es abundante en el sistema nervioso autónomo y en la placa motora.


El organismo degrada a la acetilcolina al poco tiempo de ser liberada a través de una enzima llamada acetilcolinesterasa. Los organofosforados se unen de forma irreversible a esta enzima, por lo que la inutilizan. De esta manera, tanto la vida media como los efectos del neurotransmisor aumentan de forma considerable.


La inhibición de la acetilcolinesterasa en los insectos y los parásitos genera un tipo de parálisis específica: la parálisis espástica. Los músculos de los insectos quedan contraídos de manera permanente, evitando que puedan moverse y generando la muerte.

Quizás te pueda interesar:: El sistema nervioso autónomo

Causas


Las personas pueden sufrir intoxicación por organofosforados cuando se exponen a grandes dosis de la sustancia o durante un tiempo prolongado. Por desgracia, estos tóxicos cuentan con una liposolubilidad elevada, lo que les permite ingresar al cuerpo humano con facilidad.


La sustancia puede entrar al organismo a través del tracto respiratorio, la piel o la ingesta oral. Cualquier persona que esté en contacto con estos compuestos puede sufrir una intoxicación. Sin embargo, existen diferentes empleos que suponen un riesgo elevado:



  • Agricultores.

  • Jardineros.

  • Empleados del control de pestes.

  • Veterinarios.

  • Trabajadores de algunas industrias.


La intoxicación por organofosforados también puede aparecer por el consumo de agua y alimentos contaminados. Pequeñas cantidades pueden estar presentes en los productos comercializados por el uso de pesticidas y herbicidas en la cadena de producción.


Fumigación en las casas con organofosforados.
Los trabajadores de la fumigación se exponen a estas sustancias, incluso usando el equipo protector obligatorio.


Síntomas de la intoxicación por organofosforados


Los principales síntomas de la intoxicación por organofosforados pueden variar, dependiendo de tiempo de exposición y de la gravedad de la situación. Los signos agudos aparecen en las primeras 24 horas posteriores a la exposición, mientras que los tardíos se manifiestan después de varios días o semanas.


Dentro de los principales síntomas agudos destacan los siguientes:



  • Debilidad muscular.

  • Fasciculaciones.

  • Disminución en el tamaño de las pupilas.

  • Vómitos y diarrea.

  • Salivación y lagrimeo excesivos.

  • Bradicardia e hipotensión.

  • Ansiedad y confusión.

  • Convulsiones.

  • Disminución de la frecuencia respiratoria.


Una de las principales manifestaciones tardías de la intoxicación por organofosforados es el síndrome intermedio, que puede aparecer hasta 2 semanas luego de la exposición. El síndrome intermedio se caracteriza por un coma repentino e inexplicable. Las personas también pueden presentar parálisis en los músculos de las extremidades.


Estudios demuestran que múltiples nervios se pueden afectar tras 2 semanas, generando una polineuropatía axonal. Esta patología es originada por organofosforados como el clorpiriflós y el fosfato de triortocresilo.


Complicaciones


La exposición a organofosforados también puede conllevar la aparición de múltiples complicaciones en diferentes órganos. La intoxicación aguda puede causar pancreatitis y arritmias cardiacas. También broncoespasmos e insuficiencia respiratoria aguda.


Otra de las complicaciones respiratorias que se pueden presentar posterior a la intoxicación es la aparición de neumonía y la acumulación de líquido en los pulmones.


Los cambios neurológicos y psiquiátricos también son significativos. Las personas pueden padecer psicosis, parkinsonismo y déficit cognitivo.

Diagnóstico de la intoxicación por organofosforados


El diagnóstico de este tipo de intoxicación suele basarse en la clínica presentada por el paciente. El médico deberá constatar la presencia de los síntomas neuromusculares y respiratorios característicos. También deberá preguntar sobre la realización de actividades que involucren la exposición a los organofosforados.


La administración de 1 miligramo de una sustancia llamada atropina es de utilidad para confirmar el diagnóstico en caso de que existan dudas. El diagnóstico será positivo si los síntomas de la intoxicación por organofosforados desaparecen de forma inmediata posterior a la inyección.


Los niveles de colinesterasa plasmática son de utilidad para saber la gravedad de la intoxicación. Estos valores pueden usarse para medir la efectividad del tratamiento. Es importante destacar que estos exámenes se realizan para hacer un seguimiento del estado de salud y no para confirmar el diagnóstico.


Tratamiento


Uno de los pasos más importantes en el tratamiento de la intoxicación por organofosforados es la descontaminación de la persona afectada. La descontaminación dependerá de la puerta de entrada de la sustancia. El personal médico removerá la ropa y lavará todo el cuerpo del paciente con agua y jabón.


La administración de carbón activado es de utilidad durante la primera hora posterior a la ingesta del organofosforado. El carbón activado es una sustancia quelante, por lo que ayudará a eliminar la toxina del organismo.


El tratamiento general consiste en el control de los síntomas, tanto respiratorios como neurológicos. Lo respiratorio se trata con la administración intravenosa de atropina. La dosis utilizada puede variar entre 2 y 5 miligramos, aunque puede duplicarse cada 5 minutos si los signos no mejoran.


Por su parte, estudios establecen que los síntomas neurológicos de la intoxicación por organofosforados deben tratarse con pralidoxima. La dosis necesaria del medicamento puede variar entre 1 y 2 gramos en los adultos. Este medicamento debe administrarse en un lapso máximo de 30 minutos posterior a la exposición.


El personal médico puede administrar benzodiacepinas con la finalidad de tratar o prevenir las convulsiones. Además, el uso de diazepam ha demostrado ser de utilidad para evitar el déficit cognitivo.


Convulsiones en la intoxicación por organofosforados.
Las convulsiones son síntomas neurológicos de esta intoxicación que deben tratarse de manera preventiva si es posible, para evitar que aparezcan.


¿Cómo prevenir la intoxicación por organofosforados?


Por fortuna, la prevención de la intoxicación por organofosforados es muy sencilla. Las personas tan solo deberán evitar estar en contacto con esta sustancia para impedir la aparición de efectos nocivos. Una de las medidas más útiles es evitar usar productos con organofosforados; también se deben lavar muy bien los alimentos antes de consumirlos.


Algunos trabajadores se ven en la obligación de utilizar productos que contienen organofosforados, como plaguicidas o insecticidas. En estos casos es imposible evitar entrar en contacto con la sustancia.


Sin embargo, existen ciertas medidas que se pueden aplicar para disminuir el riesgo de intoxicación:



  • Usar todo el equipo de protección requerido, como mascarillas y guantes.

  • Emplear aspersores en buen estado y que no tengan filtraciones.

  • Almacenar los productos de forma adecuada.

  • Darse un baño al finalizar el trabajo y cambiarse la ropa antes de ir a casa.

  • Lavarse las manos antes de ingerir cualquier alimento.

  • Conocer los productos que contienen organofosforados.


Una condición grave y mortal


La intoxicación por organofosforados es una condición médica grave que puede ser mortal si no se trata de inmediato. Los organofosforados se usan en muchos insecticidas, por lo que los agricultores y los jardineros son el principal grupo de riesgo.


Los síntomas de la intoxicación pueden variar, aunque la debilidad muscular, los vómitos y la salivación excesiva suelen ser los más evidentes. La atención médica inmediata es clave, ya que el tratamiento precoz mejora la expectativa de vida.

The post Intoxicación por organofosforados: síntomas y prevención appeared first on Mejor con Salud.

 

Adblock Detectado

Nuestro sitio se mantiene gracias a la publicidad, por favor Desactiva Adblock para seguir navegando

He desactivado Adblock