OCTUBRE ROSA


Si lleváis un tiempo por aquí, sabréis que, al igual que detesto las frases casposas de autoayuda, aunque muchas, las cosas como sean, pueden llegar a ser un gran mantra, también detesto los "días de" o "los meses de".

OCTUBRE ROSA


¿Por qué? Porqué analizando la sociedad en que vivimos, parece que ciertas enfermedades, ciertas lacras, dolencias, situaciones sociales, etc, solo existan un día, y por consiguiente solo nos concienciamos o arrimamos el hombro un día del año por la causa, sintiéndonos por ello las personas más bondadosas y realizadas del mundo. Y más teniendo en cuenta la vorágine que hemos vividos con el tema del coronavirus, que parece que todo lo demás haya pasado a segundo plano. 

Y centrándome en el cáncer de mama, ¿acaso no existe los 365 días del año y no solo un día y/o mes? 

Pero bueno, hice este blog con la idea de poder "ayudar" dentro de lo posible a tod@ aquel/lla que me leyera, fomentar una vida saludable, física como psicológica, y si con el artículo, que publico hoy aprovechando que tod@s tenemos la mente en rosa,  puedo ayudar a concienciarnos más, bienvenido sea el octubre rosa.

El cáncer de mama, ese maldito monstruo que ataca con más frecuencia a las mujeres a escala mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), representa el 16% de todos los cánceres en pacientes femeninos.

La incidencia del cáncer de mama ha aumentado en los últimos tiempos en todo el mundo debido a la mayor esperanza de vida, el aumento de la urbanización y la adopción de modos de vida poco saludables.

Y aunque los avances que, por suerte, van consiguiéndose a lo largo de los años para luchar con esta maldita enfermedad no son pocos, las estrategias de prevención son nuestra mejor arma, para poder así realizar una detección temprana y así mejorar el pronóstico y la supervivencia en las mujeres. Aunque, en ciertos países, por desgracia, sigue siendo la piedra angular para el control del cáncer de mama.

LA DETECCIÓN

Aunque como os he comentado es una enfermedad ya con un largo recorrido y, aunque muy poco a poco, se van obteniendo avances, los conocimientos que se tienen sobre las causas específicas, son insuficientes, por lo que la detección precoz es la clave para luchar contra esta enfermedad.

Cuando se detectan lesiones en el tejido mamario de un modo precoz y de forma conjunta (paciente-médico) puede establecerse un diagnóstico adecuado y la posibilidad de disponer de un tratamiento efectivo elevan el índice de curación. Por contra, cuando la detección es tardía, dificulta dicha posibilidad de ofrecer un tratamiento efectivo, y en muchas ocasiones, la única opción son los tratamientos paliativos, para poder mitigar el sufrimiento de los pacientes.

Y es por ello que debemos centrar parte del trabajo de educación en la prevención.

OCTUBRE ROSA


Y eso, como os he comentado al principio, debe realizarse todo el año, aunque en el octubre rosa se eleven y se multipliquen las voces para fortalecer dichos esfuerzos por dar a conocer temas como la educación en torno a esa detección precoz, difundir los signos y síntomas iniciales y enseñar cómo realizarnos un autoexamen o autoexploración mamaria

Pero antes de hablaros de la autoexploración o autoexamen, quiero hablar de los "riesgos".

RIESGOS

Seamos conscientes, quien más o quien menos cuando ha tenido algún síntoma de lo que sea, se ha puesto a cotillear por internet. Y aunque esto quizás sea tirar piedras sobre mi tejado, porque precisamente es el medio por el que os hablo, uno de los riesgos que esto puede suponer es ansiedad por el hallazgo de un bulto. Y os lo digo con conocimiento de causa porque en su día me emparanoié con un supuesto bulto en uno de mis pechos.

A ver, la mayoría de cambios o bultos en las mujeres en las mamas no son cancerosos, pueden darse por mil razones, y suelen ser dolorosos, blandos y móviles (se mueven ligeramente al hacer presión) y eso nos nos lleva a pensar que pueden ser malos. Así que, a la que nos hallemos uno, nada de internet o recurrir al consejo de una amiga que tuvo una amiga que su prima...lo mejor es acudir al médico ipso facto, así nos ahorramos los días de preocupación.

Y por otro lado existe el riesgo de sobestimar los benficios de los autoexámenes. Me explico. son importantes, son necesarios, pero no sustituyen a un examen mamario realizado por un médico o una mamografía. El autoexamen, es de vital importancia sí, pero uno de sus objetivos es solo familiarizarnos con nuestras mamas para la detección de cáncer, pero no reemplazan los exámenes clínicos. Así que, a pesar de hacerlos, no debemos descuidar hacernos revisiones periódicas. 

OCTUBRE ROSA


PREPARACIÓN PARA EL AUTOEXAMEN

Lo vital, es pedir una demostración en nuestro centro médico. Aunque sí, en las redes podemos encontrar tutoriales la mar de completos, inclusive yo después os dejaré las pautas, soy de las que cree que en casos como estos es mejor contar con un, digamos, tutor que nos vaya guiando y corrigiendo en el caso de no hacerlo bien. Así que considero que puede ser de gran utilidad recibir instrucciones y analizar las técnicas con tu médico, así además podrá resolverte dudas en el momento.

Si estás aun menstruando, el mejor momento del ciclo para hacerse el autoexamen, es cuando las mamas estén menos sensibles. Ya sabemos que cuando nos llega el periodo, inclusive unos días antes, los niveles hormonales fluctúan, y eso conlleva a que hayan cambios en nuestro tejido mamario. Asi pues, el mejor momento suele ser la semana posterior a la finalización del periodo. 

AUTOEXAMEN

Empezaremos el autoexamen con una inspección visual de nuestros senos.

Ya sea sentadas o de pie, nos ponemos frente al espejo con el torso desnudo, los brazos en los lados y los hombros rectos, y empezamos con la inspección visual.

Miramos si hay arrugas, hoyuelos o alteraciones en el tamaño, la forma o la simetría de nuestras mamas.

Observaremos el estado de nuestros pezones, si están invertidos por ejemplo, o vemos algo fuera de lo común en ellos.

Haremos presión sobre las caderas con los brazos y observaremos cómo reaccionan las mamas a dicha presión.

Levantaremos los brazos sobre la cabeza e inspeccionaremos las mamas por si hay alguna alteración en su forma al hacerlo (fuera de lo común claro está).

Levantaremos nuestras mamas para observar la simetría de los pliegues de la base.

De padecer algún tipo de discapacidad visual, que dificulte dicha inspección, pide ayuda a un@ amig@ o familiar de confianza. 

Llega el momento de usar las manos para examinarnos las mamas.

OCTUBRE ROSA


Lo más frecuente es hacerlo recostada, ya que al recostarnos el tejido mamario se desparrama y se vuelve más delgado y fácil de palpar, y también podemos hacerlo en la ducha, ya que con el jabón en los dedos y mamas podemos facilitar que se deslicen con más suavidad sobre la piel. Pero bueno, esas son mis dos opciones, vamos las que yo suelo usar.

Para empezar con la autoexploración, tenemos que tener presente que:

Las yemas de los dedos van a ser la base para nuestra exploración, en concreto la de los tres dedos del medio. No uses las puntas y si tienes dificultad para palpar con la yema, puedes hacerlo por ejemplo con la palma de la mano, siempre debes buscar una zona de la mano que sea sensible. 

Los niveles de presión deben variar durante el examen. Tenemos que tener en cuenta que el objetivo es sentir las diferentes profundidades de las mamas y para ello emplear niveles de presión diferentes nos ayudara a poder palpar todo el tejido mamario. Así que al inicio aplicaremos una presión ligera para palpar el tejido más próximo a la piel, una presión media para palpar un poco más profundo, y finalmente una presión firme para poder palpar el tejido que está más próximo al tórax y costillas. Es vital que tengamos en consideración este punto y que nos aseguremos de usar todos los niveles antes de pasar a otra zona. Así pues, como os he dicho, es de gran importancia consultarlo con nuestro médico o personal de enfermería para que nos turore esos pasos, y asegurarnos que lo hacemos bien.

Tómate tu tiempo, no tengas prisas, ya que un buen examen requiere de varios minutos. 

Y otro punto que creo que es importante, es utilizar una técnica metódica, o un patrón, para poder garantizar que has examinado la mama al completo. Por ejemplo, imagina la mama como si fuese un pastel o dibuja mentalmente en ella el cuadrante de un reloj, eso nos ayudará a no dejarnos ninguna zona sin examinar. 

Acuéstate y palpa las mamas con las manos invertidas, es decir, el pecho izquierdo con la mano derecha y viceversa. Procura que tu tacto sea irme y pausado para no dejarte ni un milímetro con las yemas de los dedos, manteniendo los dedos rectos y juntos. Los movimientos deberán ser circulares y pequeños.

Importante, no descuides la zona de las axilas

Controla la mama al completo de arriba a abajo y de lado a lado, (desde la clavícula hasta la parte superior del abdomen y desde la axila hasta el escote).

Puedes seguir el tipo de patrón que más práctico te resulte, eso sí, asegúrate de cubrir la mama entera. Por ejemplo, puedes empezar con el pezón e ir avanzando en círculos cada vez mayores hasta llegar al borde exterior de cada mama. También puedes mover los dedos de forma vertical, hacia arriba y hacia abajo.

Lo importante es que palpes todo el tejido mamario, tanto en la parye delantera como en la trasera. Así pues, ejerce una leve presión para palpar la piel y los tejidos más superficiales, aumenta la presión un poco (presión moderada) para el tejido ubicado en la parte media, y ya sí, para el tejido más profundo una presión más firme. Sabrás que es firme porque podrás sentir la caja torácica.

Si tienes alguna discapacidad motriz, que dificulte el examinarte las mamas con esta técnica, es posible que haya algún tipo de técnica que desconozco que puedas realizar. Así que de nuevo, mi consejo, pide a tu médico que te enseñe métodos para que puedas realizar un autoexamen. 

También es importante que las mujeres con implantes se informen bien sobre cómo realizar el autoexamen, para poder diferencias entre la sensación del implante y el tejido circundate. Así que, lo sé, soy una pesada, en ese caso, como siempre, consulta con tu profesional sanitario.

RESULTADOS

Lo que está dentro de la normalidad.

Muchas mujeres nos hemos detectado bultos o cambios en las mamas a lo largo de nuestra vida, y eso es normal porque pueden ser síntomas de los cambios que se producen en varios puntos de los ciclos menstruales. 

Y aunque es fácil decirlo, detectar un cambio o bulto no debe ser una razón para entrar en pánico. 

Las mamas, como todo en nuestro cuerpo, va cambiando a medida que pasan los años o las podemos llegar a sentir diferentes dependiendo de dónde estemos.

Pero ante la duda, ya sabes, acudir a un centro médico.

OCTUBRE ROSA


Lo que no debe hacerte dudar para acudir a un centro médico.

Si notas un bulto o nódulo duro cerca de la axila.

Si observas cambios en la forma de la mama, ya sean visuales o sensitivos, incluidos un engrosamiento de la misma o una pesadez notable, diferentes al tejido circundante. 

Si detectas hoyuelos, arrugas, protuberancias o crestas en la piel de la mama.

Si notas que tu pezón se retrae (invierte) en lugar de sobresalir.

Si notas sensación de calor, ver que se enrojecen, hinchazon o dolor.

Si aparecen escamas, llagas o erupciones o te pican mucho.

Si percibes secreción en el pezón, ya sean transparentes, más turbias o incluso, sanguinolentas. 

Y nada amiguis, para finalizar, recordaros que el objetivo del autoexamen mamario es que nos familiaricemos con la forma en que se sienten nuestras mamas, porque cuanto mejor conozcamos nuestro cuerpo, más sanas podremos estar.

Por lo que aprovecho, ya que estoy puesta en reivindicar los autoexamenes desde que la mujer tiene su primera regla hasta el resto de su vida, porque es más fácil tomar un hábito desde una temprana edad que cuando una mujer ya es adulta. Así que si tenéis hijas en casa que ya han menstruado, no os olvidéis de inculcarles este hábito.

Así que no lo dudes, tócate para que no te toque.

¡Un saludo maj@s!



 

Adblock Detectado

Nuestro sitio se mantiene gracias a la publicidad, por favor Desactiva Adblock para seguir navegando

He desactivado Adblock